Volver a la tienda

Como acariciar los pechos

Tocar pechos

Frotar, lamer, acariciar, rozar, mordisquear y succionar suavemente

Si bien el pecho es un área erógena, los pezones son el por qué es una zona tan sensible, ellos y sus aureolas detectan de manera muy detallada los movimientos que a ellos lleguen, si esto te parece poco, toma en cuanta que acariciados convenientemente pueden transformarse en un orgasmo muy gratificante.

Así como lo lees, sin penetrar, ni tocar la vagina como muchas piensan que es necesario puedes obtener una satisfacción reciproca, aunque tomemos en cuenta que como lo he mencionado al principio cada persona es distinta así que en ocasiones puede no llegarse a un orgasmo a través de los pechos.

El tamaño del pecho no influye en las caricias

Un mito muy común y despectivo es creer que el que el pecho sea pequeño prominente, es un factor clave en la excitación, de igual modo no por el tamaño dejes que tus deseos te cieguen.

Los senos grande o pequeños son sensibles, así que no llegues a estrujarlos, y apachurrarlos como si fueran una bola de plastilina, puesto que esto sin duda podría lastimar a tu chica.

Grábate que el tamaño de la copa, no es un indicador de sensibilidad, así que siempre se sutil, da besitos a todo el pecho antes de llegar a los pezones, de esta manera le darás a tu pareja la confianza de decirte que le agrada y que no.

La mayoría trata con mayor cuidado a quienes tienen un pecho pequeño, pero que quede claro que el receptor de sensibilidad es la piel y los nervios que se concentran en los pezones NO es la grasa acumulada del pecho.

Cómo debo acariciar sus senos sin lastimar

Algo muy básico es tomar su pecho con ambas manos y acariciarlos suavemente, con la palma de la mano, y deslizar los dedos sobre y alrededor de los pezones para erectarlos, y poder jugar con ellos, tómalos con el índice y el pulgar y frótalo suavemente.

Hay quienes gustan que los tires suavemente y cada ves mas intensamente, otras prefieren oprimirlos o hundirlos en su aureola, suaves pellizcos, que los retuerzas o quizá leves mordidas ( a esto se le llama caricia dental, piensa que no se trata de lastimar) seguidas de suaves succiones.

Estas son solo algunas generalidades pues las reglas y técnicas las pone cada pareja en su cama, el qué y el cómo nunca es algo estándar y mucho menos automático, es algo muy personal.

Nunca te concentres solo en uno de los senos, puesto que debes hacer equilibrada la cantidad y calidad de caricias, besos y lamidas que des en todo el cuerpo.

Texto cedido por los amigos de Papayacaliente.

Otras entradas que te pueden interesar:

diseño web :: ticmedia.es